Quién teme a la Femme Fatale?


Este fin de semana he tenido el placer de participar en el curso Quién teme a la Femme Fatale? que ofrecía Espai Crisi, un espacio de pensamiento crítico, filosofía y feminismo en el corazón de Barcelona, y que dirigía Raquel Miralles.

Raquel Miralles nos fue desvelando, mediante un análisis exhaustivo, la evolución de los personajes femeninos a lo largo de la historia del cine  enfatizando el surgimiento de las denominadas Femmes Fatales del cine negro, un género que irrumpió en Hollywood en los años 40 y que rompió las normas cinematográficas y patriarcales establecidas de una época. Revisamos distintas épocas hasta llegar a la actualidad, partiendo de la época victoriana y basándonos en el libro de Las hijas de Lilith de Erika Bornay hasta llegar a los video clips de Tangana. 

A medida que avanzaba el curso fuimos deconstruyendo y cuestionando esa mirada masculina con la que la cámara pretende educarnos, aleccionarnos, clasificándonos en el grupo de buenas o malas sin dejar de regodearse por un momento en el cuerpo femenino. A partir de distintas piezas cinematográficas y dando relevancia a las sutilezas que se muestran, cuestionamos cómo Hollywood en ese momento histórico usó el cine para proteger la institución del matrimonio y de la familia y empujó a las mujeres a la maternidad. En la pantalla nos mostraba que si una mujer tomaba otra vía acababa muriendo. De ese modo se promovía sutilmente un sistema social conservador y se regularizaba el orden moralista establecido.

Raquel Miralles nos comparte cómo las imágenes construyen una memoria colectiva inconsciente y intrínseca que entra en cada una de nosotras sin darnos cuenta. De ese modo se crean nuestros monstruos colectivos, los miedos que llevamos dentro sin que ni siquiera seamos conscientes de ello. La fuerza de las imágenes permanece en nuestro cuerpo. En nuestro inconsciente.

Otro punto a destacar de las películas de cine negro es cómo erotizan el No femenino, mostrándonos el forcejeo como un juego de seducción entre los amantes y perpetuando así la cultura de la violación.

Poco a poco fuimos adentrándonos en la encrucijada de dicho género cinematográfico desvelando la intención de una época por crear esos personajes femeninos, esas mujeres que tienen el poder de hechizarnos, que son capaces de tambalear nuestros juicios atravesándonos y mostrándonos algo de esos mundos en los que habitan. Observándolas desde una perspectiva feminista podemos afirmar que la Femme Fatale es capaz de desplegar un deseo propio tambaleando el orden patriarcal que habitan. Son capaces de transcender el lugar en el que viven para empezar de nuevo allí donde sea. Acercarnos a una nueva mirada, más profunda, nos deja entrever las intenciones de esas mujeres, su precariedad y dependencia económica, los malos tratos que sufren, siendo conscientes que ellas no son hijas del patriarcado, nunca lo fueron. Ellas son las no esposas, las no madres. Ellas son hijas de Lilith. Ellas son capaces de decir no, de no ser complacientes. 

Sumergirse en ellas desde un punto de vista critico-feminista muestra muchas más aristas. Podemos observar su búsqueda de libertad, su necesidad de vivir fuera del sistema patriarcal que las asfixia y su fortaleza para romper las reglas establecidas. 

Cerramos el curso enfatizando la necesidad de una lucha colectiva, de todas, la importancia de tejer entre amigas, entre compañeras para alcanzar un cambio social real y profundo. 

Realizar el curso con seis amigas feministas ha sido un extra maravilloso que nos ha proporcionado debates e interpretaciones alternativas que nos llevaran a naufragar nuevos mares. 


Publicacions populars